"Mientras caminaba pensaba en cómo, justamente bajo mis pies y la llovizna, la ciudad y su gente nacían a cada paso que daban, a cada gota. Veo ésto: uno propio nunca se corresponde a nuestra propia imagen, sino que a las infinitas realidades de los demás. Entonces yo sólo estoy posicionado de la misma forma que los demás están para mí. Ahí está mi consciencia que limita con mi piel, fuera de ella este yo ─éste, quien piensa─ no existe, no se expande en el espacio, en la realidad. Antes de ser ─ellos─, están. Sigamos caminando entre la soledad que está hecha mi raza."

Un 16 de noviembre del 2012.

Maiakovski en breves apuntes sobre Poesía, Revolución y Producción Poética

"Sólo una jugada imprevista es capaz de desorientar al adversario".
1
La poesía es, ante todo, producción.
2
El aprendizaje poético debe ser metódico para la creación de nuevos hábitos de producción.
3
La novedad material y de procedimiento debe ser obligatoria para toda obra poética.
4
Se debe trabajar diariamente en pos de la perfección metódica y el acumulamiento de material poético.
5
Indispensable un cuaderno de apuntes y, lo más importante, usarlo.
6
Sólo escribir cuando no exista más remedio que hacerlo.
7
Para entender el orden social, el poeta debe estar en la cosas y los acontecimientos de la sociedad en sí.
8
Para ejecutar el ordenamiento social* es necesario colocarse a la vanguardia de su clase.
*es necesario además, por todos los medios, destrozar la fábula del arte apolítico ─esto lo dice explícitamente: NO EXISTE LA EXISTENCIA APOLÍTICA.
9
Sólo una actitud productiva hacia el Arte elimina la casualidad, la falta de principios y el individualismo.
10
Es necesario poner fin a las teorías místicas sobre la poesía. Adoptando esta actitud ─la actitud productiva─, nos ofrecerá la posibilidad de afrontar con criterios exactos la cuestión* y la calificación poética.
*la cuestión, la problemática poética.
11
Sólo diferentes medios de producción hacen diferentes a los poetas, por lo que no se le puede* atribuir un valor per se a la elaboración técnica.
*menos, muchos menos, se le debe atribuir.
12
El ambiente cotidiano sí influye en la creación de una obra auténtica. El hábito cotidiano de determinarse por toda la producción poética*.
*nunca de manera inversa, es decir que la producción poética sea la determinada. Debe ser influenciada, mas no determinada: esto es lo esencial.

Contra a un Manifiesto Primero

1º Poiésis:
La poesía es la manifestación de la creación a través de la palabra’.
Si bien la poesía ─poiésis─ es la “creación por medio de la palabra” dista de la manifestación. Para manifestarse, la poiésis abandona su estado poiético pasando a ser el medio, entonces se manifiesta al Hombre* por medio del habla, por medio de la escritura y finalmente la lectura. Siendo este el caso, la poiésis sólo podría ser manifiesta, idóneamente, en la Naturaleza ─por Naturaleza debemos entender tanto a la naturaleza del mundo como a la naturaleza del Hombre y sus distintas relaciones entre sí: el Mundo ante el Mundo; el Mundo ante el Hombre; el Hombre ante el Mundo; el Hombre ante el Hombre.
*el animal que primeramente la intuye; después la racionaliza.
2º El Habitar:
'Producir algo desde la nada [Poesía, definida por la RAE]'.
El habitar la nada a través de la palabra, a través del símbolo, del signo, mas no el mensaje y la interpretación ─ambas tareas del lector*.
*pero ¿qué es el lector?
3º Mensaje e interpretación:
'El mensaje es el hallzgo que debe efectuar el Poeta'.
Sólo si el hecho poiético habita la Naturaleza, el poeta es capaz de revelarse ante él, no al contrario.
4º El Poeta:
'Investigador de la realidad por medio de la lucidez*'.
El Poeta existe sólo como una circunstancia ante el acto, el hecho poiético, como una cinta transportadora, una máquina de la fatalidad de la existencia desnuda y con la existencia de la fatalidad desnuda.
*el deseo por el entendimiento de la vida. Poeta es el que ve, el que contempla y al final experiencia**.
**de experienciar: experimentar-diferenciar ─Chúpate esa, Medel.
5º La re-producción:
Donde diga re-producción, dígase re-creación.
6º El filósofo, el método: el poeta, la experiencia: la propia hermenéutica.
'El filósofo investiga ligado a la academia y a un método determinado; el poeta lo hace en la experimentación de la vida en sí propio'.
Existe algo errado en la proposición presentada, algo apenas perceptible. El filósofo no desnaturaliza el hecho, lo conceptualiza*; crea un sistema en torno a él ─al igual que el poeta─ por medio de una metodología en su caso ─la del filósofo y valga la redundancia─ filosófica, mientras que el poeta lo hace por medio de una metodología estética y cosmética.
*lo atrapa, lo aprehende, lo hace parte de sí; por tanto también lo experimenta desde la praxis.
7º El Acto poiético:
'El verbo constante'.

La manifestación propia del poeta a través de la poesía, el verbo constante; pero es más que eso: es el gesto. La gestualidad, la manifestación muscular del hábito de la palabra.

" Y tú quieres oír, tú quieres entender. Y yo
te digo: olvida lo que oyes, lees o escribes.
Lo que escribo no es para ti, ni para mí, ni
para los iniciados. Es para la niña que nadie
saca a bailar, es para los hermanos que
afrontan la borrachera y a quienes desdeñan
los que se creen santos, profetas o poderosos.
"

"Botella al mar", Jorge Teillier

A 79 años de su nacimiento.

(Fuente: redwineandcheese)

"Araucanía", Winétt de Rokha

Por caminos de sangre, a la huida de la luna
se arrastran las madres araucanas, con la explotación a la espalda:
el crepúsculo capitalista las azota como un látigo,
pisando tierras muertas, tierras rojas, tierras negras.
 
Joven guerrera de ayer, entera mujer de Araucanía,
tu inmenso atado de pena, como la muerte pesa, 
abrigándose en tus trenzas de oscuridad milenaria.
 
En las rucas que parecen palomas echadas, 
el fuego alumbra los rostros amarillos del pasado,
el fuego araña los lomos infinitos del cansancio,
las manos como sarmientos, que rasguñan, persiguiéndose,
entre el canto de color que cae de los telares.
 
Murió la canción del copihue sangriento, flor de volcanes,
la canción que jugaba con la tempestad entre los bosques azules, 
ya está helada entre dos soles de Abril y entre dos rifles.
 
Cuando la tarde se ensancha y atemoriza el ganado,
como un lago amargo,
la india sale a contemplar su tristeza,
la trutruca oscura y honda da la nota trágica al alma,
y ella suspira para los ojos del antiguo guerrero.
 
Ya de la raza heroica es el heroísmo su rastrojo, 
pero la bandera de su juventud la levantan
viejos caciques rojos, 
unidos al clamor nacional
bajo el signo santo y monumental 
de la hoz y el martillo.

 

"Araucanía", de "Oniromancia" (1953)

(Fuente: redwineandcheese)


M. C. Escher: Eye, 1946

M. C. Escher: Eye, 1946

(Fuente: auladefilosofia)

"

Quiero decir los hablamientos más ratas esta noche.
Escribir, por ejemplo: “hace rato que me pica una axila
y, a lo lejos, tú me la rascas”.

Veo los componentes activos del detergente con que lava la lavadora
pues gira en ellos la noche estrellá.

Puedo escribir las líneas más hueonas de esta vida.
Y así decir: “Yo la quería, pero bien de lejos,
porque puta qué hueviá la mina”.

Oh, socito!, en noches como esta la tuve entre mis brazos,
le di, me dio, nos dimos dentre la caletera y el río

Ella me tenía pa puro darle, quizá qué hueá quería.
Pero cómo no amar esas oreolas,
inmensas como huevos fritos!

Pulento está esto de la tía Gemita esta noche.
Cachar que ya te lo tomastes, cachar que ya fuistes.

Oí la noche mensa, más mensa que era ella.
Y la terri’e perso de la Alma que se zampáa a la Rocío.

Qué importa que nos pillaran al guardártela,
entremedio del pasto estrelláo ella que estáa conmigo

Y eso es todo po shoro. Te la pinto: Tats al folcs.
Sólo así me encontento chupando ol nai lon

"Venga mijita, 1313 y páh", le decía mi broca.
El cucharón se me le detenía, ella que estáa ya sinmigo

Oe loco! ahora ques noche da la terrible palia.
Guá la mea volá: “losotro los dentonces”. SHIÁ, QUÉ HUEÁ!

Ya no te quiero tanto oye ya. Que sí, te lo puse.
Parlantes perdí vacileandote reguetones, vacileándolos despacito.

Delotro? Dentonces? La dura? Seré longi no más.
Erai mía, la pulenta, cuando nos caíamos al litro.

Ya no te quiero ná oye ya, ya güeno nomá un poquito.
La onda fue corta, como del corte este olvido.

Porque cuántas noches los dos no atracamos,
chato ya me teníai oe, la mano ‘chapico.

Pero ella nunca cachó naipe: En rajármele el paño el quererte,
te dejé leyenda en este escrito.

"

Puema nº2 del Shoro Shileno (Rescritura)